1992-2012 Chalino Sánchez III

En estas semanas he notado que mucha gente llega al blog en busca de información sobre Chalino. Este año se cumplen dos décadas del intento de asesinato en Coachella y de su muerte en Culiacán. Iré agregando más información conforme nos acerquemos a su aniversario luctuoso en mayo. La información viene de “El mito del Pela Vacas, Chalino Sánchez” que es el capítulo cinco de mi libro Cantar a los narcos: voces y versos del narcocorrido

http://www.editorialplaneta.com.mx/descripcion_libro/7876

 

En 1984 Sánchez contrajo matrimonio con Marisela Vallejo, una joven mexicalense compañera de trabajo de un familiar. Marisela ha dejado en claro en entrevista que no hubo, al menos de su parte, un amor a primera vista, que Chalino estaba lejos de ser su prototipo de hombre. La boda, muy sencilla y que contó con la presencia de tan sólo algunos pocos familiares, había sido precipitada por el embarazo de Vallejo. Marisela recuerda que no estaba muy convencida de casarse, que no fue sino hasta el mismo día de la ceremonia cuando se dio cuenta que la boda se realizaría (“hasta el mero día no pensaba casarme”).[i] Eventualmente el matrimonio tendría dos hijos: Adán y Cynthia. Con el tiempo, Adán, el primogénito, le seguiría los pasos a su padre y se convertiría en un exitoso cantante. Desafortunadamente, él también tendría una muerte trágica pues el 27 de marzo del 2004, con casi veinte años de edad, falleció en un accidente automovilístico en el estado de Nayarit.[ii]

 

Se piensa que ese mismo año de su boda Chalino compuso su primer corrido, dedicado a su hermano mayor Armando, quien para entonces había sido asesinado en Tijuana. Al menos así se ha narrado siempre su inicio como corridista.  Sin embargo, el también cantante Armando “El Güero” Sánchez, sobrino de Chalino e hijo de su difunto hermano, habla de varios corridos que Chalino le habría compuesto a su padre, incluyendo uno en vida.[iii] Conozco tres corridos de Chalino dedicados a su hermano. De éstos, dos narran su muerte.  El tercero, “Los dos cabales”, menciona un enfrentamiento a balazos que sostuvo Armando Sánchez en el Rancho Las Flechas en Sinaloa, en mayo de 1974.  En este altercado Armando dio muerte a Aparicio Ruiz quien también es descrito como un valiente. “Los dos cabales”[iv] es un corrido en la tradición del corrido “Arnulfo González” – al que por cierto alude- es decir un corrido sin antagonista, que muestra la valentía en toda su intensidad (“se agarraron pecho a pecho / los dos eran muy cabales”).  Parecería lógico que el corrido hubiera sido compuesto poco después de que ocurrieron los hechos descritos en él, pero en 1974 Chalino era tan sólo un adolescente de trece años. De cualquier manera, es posible que éste sea el “corrido en vida” al que se refiere Armando Sánchez hijo.[v] El hecho de que éste también lo haya grabado apoyaría esa posibilidad.

 

La muerte del hermano mayor de Chalino ocurrió el 5 de diciembre de 1984 en el hotel Santa Rita de la Zona Norte de Tijuana, la sección poblada de cantinas y hoteles baratos que colinda con los Estados Unidos. Precisamente por su cercanía con este país es un hotel que era (y es) utilizado por aspirantes a cruzar al lado “americano” y sus guías.  El asesinato fue uno más en ese conflictivo sector donde también abundan contrabandistas de drogas y otros criminales y pasó desapercibido para la gran mayoría de los que habitábamos la ciudad.  El episodio, comprensiblemente, marcó a Chalino quien en los corridos “Armando Sánchez” y “Recordando a Armando Sánchez” da su versión de la muerte de su hermano mayor, así como de las consecuencias. El primero, que muestra más inmediatez a los acontecimientos, narra en detalle cómo, dónde, cuándo y por qué sucedieron los hechos criminales:

 

En la ciudad de Tijuana / señores esto pasó. / Murió un hombre de valor / un cobarde lo mató. /  Sin darle tiempo de nada / siete balazos le dio. // Armando Sánchez tu nombre / más siempre queda presente. / Tus amigos recordamos / que fuiste un hombre valiente. / A sangre fría te mataron / tú no esperabas la muerte. // El día 5 de diciembre / a la una de la mañana / en el hotel Santa Rita / en la ciudad de Tijuana. / Te mataron a tiros / sin darte tiempo a nada. // Siempre fuiste muy sincero / de valor reconocido. / Te asesinaron por miedo / aquél no era tu enemigo. / Que Dios te tenga en el cielo / te lo tienes merecido. // [vi]

 

Este supuesto primer corrido escrito por Chalino deja en claro que Sánchez era desde sus inicios un buen versificador y, sobre todo, un buen narrador, un buen contador de historias.  Por su parte, “Recordando a Armando Sánchez” es un corrido posterior que nos ofrece una mayor perspectiva. Hay más conocimiento de por qué habría ocurrido el crimen a manos de un supuesto amigo.  También nos informa del destino del asesino (“Al poco tiempo del crimen / aquel cobarde murió”) y de lo que le espera a su cómplice:

La historia aquí no termina,

la herida sigue sangrando.

Y a otro traidor por ahí

la muerte lo anda buscando.[vii]

Eventualmente, a causa de sus actividades delictivas, Chalino fue encarcelado por un periodo relativamente corto en la penitenciaria de Tijuana. Se dice que ahí emprendió su nueva carrera al escribirles canciones a aquellos prisioneros que tuvieran para pagar, ya fuese con dinero o con favores.  Chalino y su nuevo oficio pronto se hicieron populares con los otros presos, que gustaban de oír las composiciones con ellos como protagonistas. Al salir de la cárcel su talento era ya reconocido por narcotraficantes menores de la Baja California y del sur de California. Pero los clientes de Chalino muchas veces no se conformaban con saber que tenían sus corridos.  Además, no querían leerlos, necesitaban oírlos, o mejor aún, tenerlos grabados en un casete para poderlos oír y para que otros los pudieran escuchar, pues ésa es la esencia del corrido, la diseminación de una fama.  Como Sánchez no se consideraba cantante contrató a un grupo norteño para que le grabaran sus corridos. Sin embargo, ya estando en el estudio de grabación él mismo se hizo cargo. Según cuenta el productor y cantante Pedro Rivera, como los del grupo nunca pudieron interpretar los corridos de la manera que Chalino pensaba deberían oírse, él se enfadó y dijo que él los cantaría: “Entonces se metió y los cantó como él creía que se cantaban, y así quedaron grabados para siempre”.[viii]


[i] Chalino Sánchez: una vida de peligros. Dir. Henry Zakka, 2204.

[ii] “Consternación por muerte de Adán Sánchez”. La Prensa on line del 30 de Marzo 2004. Página web consultada el 11 de mayo de 2007. <http://www.eldiariony.com/noticias/detail_archive.aspx?section=21&id=866357&desc=&Day=30&Month=3&Year=2004>.

[iii] Chalino Sánchez: una vida de peligros. Dir. Henry Zakka, 2204.

[iv] Chalino Sánchez. “Los dos cabales”. Bandido generoso.  Musart, 1995. Disco compacto.

[v] Chalino Sánchez: una vida de peligros.  Dir. Henry Zakka, 2204.

[vi] Chalino Sánchez. “Armando Sánchez”. Más éxitos con Chalino Sánchez. Musart-Balboa, 2001. Disco compacto.

[vii] Chalino Sánchez. “Recordando a Armando Sánchez”. El Pávido Návido. Musart, 2001. Disco compacto.

[viii] En algunas de las entrevistas publicadas en internet hago pequeñas correcciones gramaticales sin alterar el sentido. “Pedro Rivera habla de la dinastía Rivera, de su carrera de productor, de Chalino y defiende los narco-corridos.”  Página web consultada el 6 de mayo de 2010. <http://elreydelcorrido.com/news.htm#Pedro Rivera>.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: