Camelia la texana

 

Seguramente el primer corrido de narcotráfico que escuché fue el de Camelia la texana, “contrabando y traición”.  A fines del año pasado publiqué con María Socorro Tabuenca el libro Camelia la texana y otras mujeres de la narcocultura. (Universidad Autónoma  de Sinaloa, 2016)  Este año salió también en argentina con la Universidad Nacional del Sur, 2017.

https://www.facebook.com/editorial.uas/posts/747139195441726:0

http://www.salonlibrouniversitario.org/camelia-la-texana-y-otras-mujeres-de-la-narcocultura-sociologia-sociedad-y-cultura.html

 

Este es el primer capítulo.. o una versión muy parecida:

Del dinero y de Camelia nunca más se supo nada: Camelia la texana en el cancionero y la narcocultura mexicana

Juan Carlos Ramírez-Pimienta

A pesar de que el corrido con el que se dio a conocer internacionalmente finaliza diciendo que de Camelia la texana nunca más se supo nada, este personaje ha pervivido más de cuarenta años sirviendo de inspiración a múltiples corridos y canciones populares, cantos evangélicos, películas, novelas, telenovelas (la más reciente dirigida por el laureado cineasta Carlos Bolado) e incluso una ópera que la han convertido muy posiblemente en el mayor icono de la narcocultura mexicana proveniente del cancionero corridístico.

Camelia la texana entró en la imaginación popular a través de “Contrabando y traición”, un corrido del chihuahuense Ángel González lanzado a la fama en los tempranos años setenta del siglo pasado. Esta canción ha sido muy importante al menos por dos razones: primero claramente sirvió como catalizador del resurgimiento del corrido de narcotráfico después de dos décadas, las correspondientes al llamado milagro económico mexicano, en que estas muestras musicales desaparecieron casi por completo del cancionero corridístico. En este sentido, el corrido de Camelia la texana es el primer constructo cultural  masivo que ayudó a forjar en el imaginario popular la noción de lo que hoy en día conocemos como narcocultura. La segunda razón es que este corrido es instrumental para entender una evolución de la representación femenina en el corrido mexicano y, en cierta medida, en la cultura popular.

Hay, empero, muchos mitos en torno a este corrido y a este personaje que desde sus inicios en la década del setenta se ha mantenido presente en la cultura popular. En este ensayo voy a abordar primero el proceso de creación del éxito discográfico “Contrabando y traición” (mejor conocido como el corrido de Camelia la texana) popularizado masivamente por Los Tigres del Norte. Para lograr esto abrevaré tanto de lo que este mítico grupo ha contado a lo largo de los años como del testimonio inédito del primer intérprete del corrido, Joe Flores, pionero en el intento de lograr que una canción con una protagonista femenina y temática de narcotráfico se posicionara en el gusto popular.

En la segunda parte del ensayo haré un recorrido crítico por otras producciones culturales que avanzaron la zaga de Camelia, tanto los corridos continuaciones de Los Tigres y otros intérpretes como otros medios (películas, telenovelas etc.) que han ayudado a crear el personaje mexicano más longevo, más permanente y a la vez más transformativo de la narcocultura.

****

Génesis de La Camelia

A partir de los años treinta del siglo XX, que es hasta cuando he podido fechar el corrido con temática de narcotráfico o narcotraficantes más antiguo, la presencia de la mujer en el género se circunscribía mayormente a representar dos papeles; con frecuencia era la amada del protagonista mientras que otras veces fungía como la traidora que lo entrega a sus enemigos (y aun en otras ocasiones era ambas cosas). No será sino hasta a partir de los años setenta cuando, iniciando con “Contrabando y traición”, surgirán con fuerza al centro del corrido de narcotráfico figuras femeninas como las de Camelia la texana, Margarita la de Tijuana, Luz Elia la de Chihuahua y otras más.[1] En este sentido, el personaje de Camelia pone de cabeza el paradigma de la representación femenina en el corrido tradicional donde es la mujer quien usualmente desempeña el papel de la traidora.

Vale la pena hacer hincapié en que el de Camelia no fue el primer corrido dedicado a una mujer traficante. Hubo, por ejemplo, en la década de 1960, un corrido que logró éxito regional en el noreste mexicano y sur de Texas. “Pancha contrabandista” es un tema de la autoría de Cornelio Reyna, grabado primero por Los Gavilanes y posteriormente por Los Relámpagos del Norte; es decir, el dueto formado por el propio Reyna y Ramón Ayala.

Antes de esto, en un par de corridos sobre  el crimen organizado de los años treinta en la frontera mexico-texana se hacen algunas menciones a Ignacia Jasso “La Nacha”. No se conoce, empero, un corrido dedicado totalmente a esta emblemática figura del narcotráfico en la región de Juárez- El Paso de la primera mitad del siglo XX. Ya en otro ensayo he avanzado algunas hipótesis sobre esta ausencia de “La Nacha” como protagonista de corridos, ligándolo a la orientación masculinista del género.[2] En noviembre del 2014, al hacer un recorrido peatonal en Ciudad Juárez por algunos de los sitios históricos asociados al crimen organizado de la primera mitad del siglo pasado en compañía de Robert Chasey, un historiador radicado en El Paso y quien más ha investigado la vida de Jasso, éste propuso una explicación más simple pero muy lógica: primero, la actividad criminal de la Nacha nunca se distinguió por el uso de la violencia; y segundo -y ligado al primero- esta no murió de forma violenta sino siendo ya muy anciana y de causas naturales. En efecto, en las décadas de mayor intensidad criminal de La Nacha -de lo años treinta a los cuarentas- los corridos todavía eran muy identificados con el nombre de “tragedia”. Es decir, corrido y tragedia eran sinónimos y así, se hablaba del corrido de tal persona o de la tragedia de tal persona como título intercambiable de la canción. Los corridos de esa época se los componían principalmente a los muertos o a aquéllos que sufrían alguna otra tragedia (como los corridos enunciados desde la cárcel, el lamento del prisionero). En este sentido, si bien Jasso pasó algunos años encarcelada, al parecer siempre gozó de privilegios y de protección.[3]

Empero, de nuevo, sin duda alguna fue “Contrabando y traición” la canción que a un tiempo revivió el género del corrido de narcotráfico y le dio a la narcocultura su primer personaje mediático transnacional. Este corrido, además, fue un tema temprano en la tendencia de significar México, el mexicano y su cultura popular por parte de artistas radicados en Estados Unidos. “Contrabando y traición” fue el primer éxito radial (y mediático en general) de Los Tigres del Norte, quienes nunca volverían a radicarse en México y continuarían enunciando sus canciones desde Estados Unidos.[4]

“Contrabando y traición” es uno de los temas más conocidos e interpretados del cancionero corridístico.  A continuación lo cito en su totalidad en la versión de Los Tigres del Norte, que es la más conocida, para tenerlo de referencia al cotejarlo con las múltiples secuelas y otros textos derivativos:

 

Salieron de San Isidro

procedentes de Tijuana.

Traían las llantas del carro

repletas de hierba mala.

Eran Emilio Varela

y Camelia la texana.

 

Pasaron por San Clemente,

los paró la emigración.

Les pidió sus documentos.

Les dijo: ¿de dónde son?

Ella era de San Antonio,

una hembra de corazón.

 

Una hembra así quiere a un hombre,

por él puede dar la vida.

Pero hay que tener cuidado

si esa hembra se siente herida.

La traición y el contrabando

son cosas incompartidas.

A Los Ángeles llegaron,

a Hollywood se pasaron.

En un callejón oscuro

las cuatro llantas cambiaron.

Ahí entregaron la hierba

y ahí también les pagaron.

 

Emilio dice a Camelia:

Hoy te das por despedida.

Con la parte que te toca

tú puedes rehacer tu vida.

Yo me voy pa’ San Francisco,

con la dueña de mi vida.

 

Sonaron siete balazos,

Camelia a Emilio mataba.

La policía sólo halló

una pistola tirada.

Del dinero y de Camelia

nunca más se supo nada.

 

 

En una entrevista que Ángel González, el compositor del tema fallecido en 2005, concedió a finales del siglo pasado al investigador Elijah Wald, habló de la que a pesar suyo es su canción más popular. En sus respuestas hizo evidente el sentírse avergonzado de “Contrabando y traición”, de la temática que trataba y, sobre todo, de la oleada de corridos semejantes que vendrían después. En este sentido, a pesar de que a través de los años han surgido varias mujeres asegurando haber sido la contrabandista que inspiró el corrido, González siempre negó que su canción tuviera alguna base en la realidad. Afirmaba que, efectivamente, él conoció a una persona llamada Camelia pero que ésta no era ni texana, ni muchos menos narcotraficante: “yo conocí –dijo -a una amiga mía que se llama Camelia, pero no es de Texas. Y en mi familia hay un Emilio Varela, pero ni se conocen entre sí siquiera […] Ninguno de los dos tiene nada que ver con el mundo de las drogas.” (Wald 19)

Aun cuando podría ser lógico suponer que al ser entrevistado en el contexto de finales de siglo XX Ángel González hubiera querido deslindarse de los problemas causados por el narcotráfico, todo apunta a que realmente el corrido fue producto de su imaginación, pues esto mismo le aseguró al cantante Joe Flore “El Avileño” en los inicios de la década del setenta: “El mismo compositor me platicó a mí […] y me dijo esa canción es ficticia completamente.”[5] Ángel González nunca se especializó en componer corridos ni, mucho menos, aquellos con temática de narcotráfico; “Contrabando y traición” fue su único corrido y es, en buena medida, una canción de desamor, de traición amorosa. La historia del contrabando en el tema funciona hasta cierto punto como trasfondo.

“Contrabando y traición” logró fama internacional en la versión de Los Tigres del Norte pero estos no fueron los primeros en grabarla. Su primer intérprete fue, precisamente, Joe Flores “El Avileño”, un artista nacido en Nuevo León, México, que siendo muy joven había emigrado a Texas donde comenzó a cantar de manera semi profesional para posteriormente radicarse en la región de Los Ángeles, California en 1960. Una vez ahí continuó su carrera musical con el grupo Los Avileños (de donde tomó su “apellido” artístico). Con este grupo estuvo un año y luego formó su propio conjunto, Los Trovadores del Bravo, con quienes tocó en centros nocturnos de la región de los Ángeles.[6] Ahí mismo, en los tempranos años sesenta comenzó a grabar para la compañía De Marco Records, propiedad de Antonio “Tony” De Marco.

Al iniciar la siguiente década, después de escucharlo cantar en un programa radial, Ángel González le propondría a Joe Flores grabar varias canciones suyas incluyendo “Contrabando y traición.” Así le relató Ángel González el encuentro con quien sería su primer intérprete discográfico al periodista e investigador del corrido Elijah Wald: “Tony De Marco tenía un programa de radio anunciando una mueblería, y fui yo a verlo, el programa, y llegó Joe Flores a cantar. Le enseñé la canción, le gustó, se la llevó y la grabó. No se batalló, para nada se batalló, para nada, para nada.” (Wald 18)

En septiembre del 2013 Joe Flores me narraría su primer encuentro con el compositor chihuahuense de una manera un tanto diferente. De acuerdo al cantante, el contacto se dio, efectivamente, a través de Tony De Marco pero Flores sitúa la reunión en su propia casa en Los Ángeles, California. Ahí llegó González enviado por De Marco, quien le habría dicho que si bien él era su productor, él mismo Flores escogía las canciones que grababa. Fue en ese contexto que, de acuerdo a éste, el compositor lo visitó en su casa. Narra “El Avileño” que González y él no se conocían aquella noche cuando el compositor le llevó un carrete magnetofónico con canciones para pedirle que las grabara. Al ser entrevistado Flores es muy enfático al declarar que “Contrabando y traición” era sólo una de un paquete de cuatro canciones que incluía además “Abrazado de la cruz”, “La silla vacía” y “Sin fortuna,” que era esta última la que González consideraba tenía más posibilidades de convertirse en un éxito. No le faltaba razón, si bien nunca llegaría a tener la influencia cultural de la historia de Camelia, “Sin fortuna” encontraría gran éxito en la voz de Gerardo Reyes, llegando incluso a filmarse una película homónima basada en la canción. Increíblemente, a pesar de que “Contrabando y traición” es, sin duda, su canción más conocida, Ángel González no la consideraba su mayor éxito comercial, pues en la entrevista con Wald afirmó que tanto su canción “La silla vacía” como “Sin fortuna” vendieron más copias que “Contrabando y traición” lo cual es difícil de creer .[7]

Por su parte, el líder de Los Tigres del Norte, Jorge Hernández, declaró en el 2007 que de “Contrabando y traición” habían vendido hasta entonces alrededor de doce millones de copias.[8] Considero poco probable que tanto el tema “La silla vacía” como “Sin fortuna”, con todo y lo exitosos que fueron, hayan llegado a esas cifras de venta. Creo más factible que la subvaloración de “Contrabando y traición” por parte de González no sea sino otra manifestación de una relación problemática del llamado padre de la Camelia con la que, sin duda, ciertamente es su composición más significativa, al menos desde una perspectiva cultural.

En efecto,  los años setenta fueron de gran éxito para Ángel González quien ya tenía mucho tiempo como compositor. A pesar de haberlo intentado por más de dos décadas, González nunca había logrado que sus canciones se grabaran de manera profesional. En 1951 había dejado su natal Chihuahua para ir a la ciudad de México donde incluso tuvo un acercamiento con la disquera Peerless. Este acercamiento no fructificó por lo que González se regresó a Chihuahua aunque periódicamente continuaba intentando que algunas de sus canciones se dieran a conocer de forma masiva. En ese sentido, la posibilidad de que Joe Flores “El Avileño” le grabara un disco en Los Ángeles le entusiasmaba mucho: “porque –intimó- yo había peregrinado con mis canciones veintiún años y nunca había podido grabar nada.”[9] Pero la historia de Camelia no era importante para el compositor.  De hecho, en la entrevista, Joe Flores aseguró que “Contrabando y traición” nunca fue un tema que a Ángel González le gustara. Reiteró que lo que le interesaba era que se grabara “Sin fortuna”, que ésa “era la canción importante para él.”[10]

El propio Ángel González admitió que nunca le vio futuro a la historia de Camelia (“yo nunca, nunca de los nuncas, pensé que la canción fuera a funcionar.”)[11] Tan poco valor le veía, que, de acuerdo a Joe Flores, el autor le ofreció regalársela si aceptaba grabar “Sin fortuna”: “El me regalaba a mí ‘Contrabando y traición’. Me lo regalaba con letra, toda, toda, derechos de autor y todo. En otras palabras él me dijo yo te pongo a tu nombre ‘Contrabando y traición.’”[12] Al respecto, Flores se aseguró de dejar muy claro que aceptó grabar las canciones pero rechazó los derechos de autor de “Contrabando y traición” pues afirmaba que al ser él también compositor no le parecía correcto “presumir una cosa así”.[13] Con De Marco Records Joe Flores grabó “Abrazado de la cruz”, “La silla vacía” y “Sin fortuna” pero no grabó “Contrabando y traición”. El Avileño dijo haber reconocido de inmediato el potencial del tema pero afirmó que su entusiasmo no era compartido por quien fuera, a un tiempo, su productor y dueño de la compañía para la que grababa, Tony De Marco, quien veía con desagrado la historia que hablaba de tráfico de drogas.

Desconozco hasta qué punto el rechazo de De Marco a una canción a la que El Avileño le veía mucho futuro haya pesado en la decisión del cantante de cambiar de sello discográfico. Flores afirma que dejó De Marco Records en busca de una compañía que distribuyera mejor sus discos y firmó con Musimex, donde trabajó como arreglista musical y donde se grabaría por primera vez “Contrabando y traición.” Eventualmente también se desilusionaría de su nueva compañía de la cual dirá que si bien grababan más, tampoco distribuían más allá de lo local.

El caso de Joe Flores es muy interesante y paradigmático de la veleidad de la industria musical. Nada menos que tres de las cuatro canciones que le dio Ángel González esa noche en que se conocieron, para que las grabara, hicieron estrellas al menos a otros tres intérpretes: obviamente a Los Tigres del Norte con “Contrabando y traición” pero también a Gerardo Reyes con “Sin fortuna” y a Rosenda Bernal y Yolanda del Río con “La silla vacía”. Las tres canciones fueron rotundos éxitos en la década de los años setenta e incluso hasta principios de los ochenta e inspirarían, asimismo, al menos un filme cada una. Por ello, no sería aventurado decir que estos temas son de los más representativos en la carrera de todos estos intérpretes y, por otra parte, si bien avanzaron la carrera de Joe Flores, ninguna de estas tres canciones lo convirtió en un ídolo. El compositor echa luz sobre el tema y nos ayuda a entender que El Avileño no hubiera alcanzado el estrellato:

Fue un cantante muy conocido en Los Ángeles, muy bueno, cuando grabó “Sin fortuna”, ése pudo haber sido el brinco de Joe Flores a nivel internacional […] sólo que, a Tony de Marco le compraban la producción […] el disco, para regrabarlo en México, y no quiso […] una vez que no quiso lo grabó Gerardo Reyes y ahí se acabó el corrido. Era un buen cantante Joe Flores, sólo que era un buen padre, estaba muy atado a su familia, a sus hijos, entonces no se aventaba por allá lejos, ahí nada más en Los Ángeles.[14]

 

Cuando Elijah Wald le preguntó a Ángel González qué había pasado con Joe  Flores, el compositor respondió que hacía muchos años había fallecido. Asimismo, alguna biografía en internet aseguraba que vivía en Texas administrando algunos clubes nocturnos de su propiedad.[15]  No era el caso, aunque sí estaba retirado del ambiente artístico. En 1980, desilusionado de la industria musical, “El Avileño” guardó su bajo sexto y se alejó de los escenarios.

Después de mucho tiempo de buscarlo, en septiembre del 2013 pude finalmente entrevistarlo. Joe Flores amablemente accedió a recordar sus tiempos de cantante y de arreglista musical. Si bien se sabe consciente de haber estado muy cerca de la fama internacional, en ningún momento se escuchó amargado, aunque, eso sí, manifestó alegría por poder dar su versión de la historia de “Contrabando y traición.” Flores está muy consciente de que el éxito tocó a su puerta en más de una ocasión. Se dice culpable de no haber sido lo suficientemente asertivo en su carrera musical. En efecto, sólo hace falta escuchar alguno de sus discos para darse cuenta que era un muy buen intérprete. Ciertamente llegó a tener una sólida fama en el Sur de California, pero nunca despegó su carrera a un nivel nacional, ni mucho menos internacional.

El Avileño es autocrítico, pero además de su falta de pericia en el manejo de su carrera, reitera también la falta de promoción de las compañías para las que grabó como causales de que su carrera no haya desarrollado su pleno potencial. Aun así, “Contrabando y traición”, en la versión de Flores, se convirtió en un éxito radial a nivel regional, aunque no sin antes haber sufrido de alguna censura y aun autocensura. Relata Flores que cuando quiso promocionarla en vivo tuvo que enfrentar varios obstáculos como el de Tony De Marco, quien le prohibió incluirla en un espectáculo que produjo en el teatro Million Dollar de Los Ángeles. Flores es, además, enfático al decir que las estaciones de la ciudad no querían tocar el corrido porque hacía alusión a la marihuana. En vista de esto decidió llevar el disco a Tijuana, a la estación radio Ranchito que se anunciaba como “la dueña de la música norteña”.

Primero grabó “Contrabando y traición” en un disco de 45 rpm con la letra original; es decir, con la que se conoce ahora.  Poco después, para la producción de larga duración (LP), cambió el verso “Procedentes de Tijuana” por “Procedentes no sé de ónde”. Esto lo hizo –según refiere- para que no le causara problemas cuando llevara su disco a México. La nueva versión, autocensurada, es la que propuso al programador de la estación tijuanense radio Ranchito, pero éste prefirió la versión original diciendo que si la censura oficial le ordenaba retirarla entonces lo haría.

La Secretaría de Gobernación mexicana no se dio por enterada de la canción pero la misma sí despertó una reacción en un sector de la prensa tijuanense. Ángel González tenía muy presente dicha campaña décadas después cuando fue entrevistado por Elijah Wald:

En Tijuana comenzaron… algún periodista que no tenía qué hacer, comenzó con que Ángel González y que “Contrabando y traición” y que era un desprestigio para Tijuana. Esos periodistas patriotas que de repente surgen y digo que surgen, así, de montón porque, los periodistas son los que más cuenta se dan de los narcotraficantes, dónde viven, qué hacen, qué tienen y sin embargo, no dicen nada y un pobre infeliz, Ángel González escribe una canción y todos se le echaron encima. Decían que yo estaba promoviendo el narcotráfico…[16]

 

De cualquier modo, asegura Flores que en la estación fronteriza el tema alcanzó el primer lugar y, con la documentación en mano, llevó el disco a radio Cali de Los Ángeles. Ahí pidió al programador que le diera una oportunidad al tema con el argumento que ya había gustado mucho en la ciudad de Tijuana.[17] Este aceptó – relata Flores- y la canción también fue muy bien recibida en el Sur de California.

En una entrevista concedida a Elijah Wald, Jorge Hernández, el líder de Los Tigres del Norte, admitió haber escuchado la canción en la radio, y reconocerla al pasar por Los Ángeles. Identifica la estación como radio Express (y no radio Cali) con lo que apoya la noción de que la versión de El Avileño estaba siendo bien recibida en el Sur de California. Sorprende la franqueza con la que Hernández describe su frustración al enterarse de que una canción que él también quería grabar y a la que le tenía tanta fe ya estaba siendo programada en la radio. Así se lo comentó a su representante y productor Arthur Walker (“Oye, acabo de pasar por Los Ángeles y acabo de escuchar mi tema”), quejándose de que Ángel González les había prometido a ellos la canción (“No puede ser, si me prometió que nos la dio a nosotros”). Incluso cuenta que trataron de hacer que radio Express dejara de tocar la versión de Flores: “Radio Express la tocaba, los buscamos y les dijimos. No, es que se la robó este amigo. Ya sabes, mentiras […]”[18] No hubo tal robo pues González primero habría dado la canción al Avileño y posteriormente a Los Tigres del Norte.

En opinión de Ángel González, aun en esa época, el éxito definitivo de una canción dependía de tener una buena distribución no sólo en Estados Unidos sino también en todo México. Comenta que ése fue el caso de algunos de sus temas más conocidos: “No, no es fácil, nada más que yo tuve la suerte de entrar con el pie derecho, grabamos con Joe Flores en Estados Unidos, en Los Ángeles, ‘Sin fortuna’, luego la agarraron aquí en México, luego grabamos ‘La Silla vacía’ y la volvieron a agarrar en México, luego grabamos ‘Contrabando y traición’ y se fueron Los Tigres del Norte para arriba.”[19]

Joe Flores también está de acuerdo en que ese elemento fue clave para que la versión de Los Tigres del Norte, que tuvo muy buena distribución en México con Discos Gamma, se consagrara tanto en el gusto del público. Recuerda que su versión, además de en Tijuana, se llegó a tocar en el interior de México, y que esto sucedió gracias a amigos y conocidos que llevaron ejemplares de su disco, que ciertamente generaron interés, pero que el esfuerzo fue en vano pues el disco no se podía adquirir localmente. En este sentido, apunta que su compañía discográfica nunca hizo un esfuerzo sistemático por distribuir en México o inclusive distribuir mejor en Estados Unidos. Al respecto cuenta que al estar trabajando para la compañía discográfica Musimex recibió una carta de la ciudad de México en la que le pedían su versión de “Contrabando y traición”. Nuevamente verbaliza la falta de apoyo, diciendo que le llevó la carta al dueño de Musimex, pero que éste no hizo nada:[20]

A lo que culpo yo fue a la compañía [Musimex] donde grabé. No le echaron ganas. No le dieron distribución. A mí una vez cuando estaba de director artístico de la compañía me cayó una carta de México, no recuerdo qué compañía era. Diciéndome: me urge “Contrabando y traición” con Joe Flores, me urge para lanzarla aquí, o sea el disco de Musimex. Yo le di la carta al director de la compañía, Erik Domínguez, y él se sentó en ella, y no le hizo caso. Y lo estaban pidiendo con urgencia de México y no la mandó. De ahí estuvo todo, porque allá en México la sacó la otra compañía de Arturo, de Arturo Walker o donde trabajaba Arturo Walker, la lanzaron.[21]

 

Arthur Walker era el productor de unos muy jóvenes Tigres del Norte que todavía no tenían un éxito radial. Emigrado británico, Art Walker, o Arturo Caminante como firmaba sus colaboraciones discográficas, había fundado en 1968 Discos Fama en San José, California, donde tenía contratados a un puñado de artistas locales. Aunque no sabía español, sí sabía de las necesidades musicales de la creciente comunidad mexicana en Estados Unidos al punto que la frase promocional de su compañía era “discos Fama: la vox del sur en el norte”. Con la visión empresarial de Walker, un estilo novedoso, mucho esfuerzo y un muy buen trabajo de distribución, Jorge Hernández y Los Tigres del Norte serían los encargados de hacer de su versión discográfica de “Contrabando y traición” un éxito internacional.

Al respecto, cuando se referían a cómo les llegó la posibilidad de grabar su primer éxito Los Tigres del Norte han sido, de manera rutinaria, vagos en su narrativa, refiriéndose sólo a un cantante de mariachi que la interpretaba antes de que ellos lo hicieran, pero siempre remarcando que lo hacía de una forma muy diferente a la que sería su interpretación. De manera excepcional, en la entrevista que el líder del grupo concedió a Elijah Wald para su libro Narcocorrido: Un viaje al mundo de la música de las drogas, armas, y guerrilleros Jorge Hernández sí mencionó al Avileño, pero en respuesta a Wald ya había identificado a Flores como el primer intérprete de la canción. Así, Jorge Hernández habría solamente reconocido lo ya dicho por Wald (“El Avileño, el que me platicaste”).[22]  Empero, lo común es leer en sus entrevistas referirse a este intérprete como “esa persona”, “una gente” o “un cantante.”

Hernández ha narrado que su primer encuentro con el tema que los proyectaría a la fama internacional se dio una noche en que Jorge y Arthur Walker estaban en Los Ángeles, recorriendo bares y centros nocturnos en busca de material que grabar, cuando escucharon en vivo al Avileño. A Wald le describió la situación diciendo que cuando escuchó “Contrabando y traición” esa noche, de inmediato supo que era un éxito y que se lo dijo a Arthur Walker: “íbamos a ver qué le gustaba a la gente. Yo no sabía nada. Yo sabía español y él no sabía español, él hablaba inglés y yo le decía lo que yo le podía mencionar en inglés, de qué se trataba la cosa ésta, cuando yo oí ese tema […]  Entonces yo oí la canción y le dije, esa canción es un éxito, pero no como la canta él.”[23] En otra entrevista el mismo Hernández añadió algunos datos y personas.  En esa versión Walker lo habría llevado a propósito expreso para que escuchara “una canción” es decir “Contrabando y traición”. En esta versión de la historia ahí mismo había encontrado o conocido al compositor:

Y un día [Walker] me invitó a Los Ángeles, me dijo: ´Quiero que vayas conmigo,  te voy a llevar a ver a una gente que hace un show y canta una canción que me gustaría que ustedes cantaran,  y me llevó a  un night club, donde no podían entrar niños y me pasaron por atrás. “Ahí estaba el compositor de ‘Contrabando y traición’, Ángel González, y un cantante que interpretaba el tema, y así conocí a Camelia, La Texana; después me dieron la canción y nos la trajimos y la grabamos; y en esa canción descubrimos muchas cosas, como el estilo de Los Tigres del Norte”, recuerda el acordeonista.[24]

Hernández le narraría a Wald que Flores la interpretaba “con un mariachi, un tipo mariachi.”[25] No le faltaba algo de razón; sin embargo la grabación que eventualmente hizo El Avileño – que antecede al menos por un año a la de Los Tigres del Norte- fue con los Trovadores del Bravo, el grupo norteño que por años lo había acompañado.[26] Aunque a lo largo de su carrera grabó varios temas rancheros, El Avileño no era mariachi como muchas veces se lee. Fue muy conocido como intérprete de música norteña y como un buen bajo sextista a quien incluso se le ha llamado “un verdadero pionero del estilo norteño” (“a real pioneer of the norteño style”).[27] Empero, si bien el arreglo de “Contrabando y traición” contiene acordeón, también lleva trompetas; es, hasta cierto punto, un híbrido de mariachi y norteña.

La versión de Flores acerca de cómo la canción llegó a los entonces jóvenes Tigres del Norte incluye que Arthur Walker viajaba con mucha frecuencia a la región de Los Ángeles donde tenía buena relación con las disqueras que grababan música mexicana. Joe Flores no niega la posibilidad de que aquél y Jorge Hernández lo hayan escuchado en vivo. Agrega, empero, que lo normal hubiera sido que Walker pasara a saludarlo pues no sólo se conocían, sino que era lo acostumbrado entre la gente del medio artístico. Sin embargo, reconoce que pudo haber ocurrido que simplemente el británico obviara el saludo.

En efecto, Flores vehementemente señala que Arthur Walker le dijo en varias ocasiones que había conseguido su disco de “Contrabando y traición” y que se lo había llevado a un grupo que tenía en San José. Asimismo, Flores hace hincapié en que a partir de entonces, cuando encontraba a Walker, siempre le recordaba que le debía un favor (“I owe you one, Joe”), refiriéndose a que “Contrabando y traición” había lanzado la carrera de Los Tigres del Norte. Esto por supuesto contrasta con lo narrado por el líder de la agrupación, Jorge Hernández, quien de manera sistemática ha negado haber recibido influencia alguna de la grabación del Avileño. Al investigador Elijah Wald le relató que el mismo Ángel González le había dado la letra:

Ángel González era íntimo amigo de esa persona, me la dio a mí y se la dio a él pero yo lo oí físicamente que la estaba cantando. Pero como la estaba cantando él, yo no tenía la idea de cantarla como la estaba cantando él. La cantaba con un mariachi, un tipo mariachi. Entonces […] nos fuimos a San Jose y la empezamos a practicar. Llevé yo la letra, porque Ángel me la había dado y la hice a mi manera, ignorando al otro que había escuchado, sin ponerle atención.”[28]

 

Así pues, si bien Jorge Hernández se ha empeñado en resaltar las diferencias entre su versión y la del Avileño al menos la letra es la misma, salvo algunas mínimas diferencias que son prácticamente de interpretación: Flores canta “Si una hembra así quiere a un hombre” mientras que Los Tigres dicen “Una hembra así quiere a un hombre”; Flores dice “dos cosas incompartidas” en vez de “son cosas incompartidas”. Flores pronuncia “polecía” mientras que Los Tigres enuncian “policía”.[29] Finalmente, la grabación del grupo añade efectos de sonidos: los siete balazos que Camelia disparó contra Emilio Varela al final de la canción.

La producción de Los Tigres fue para Discos Fama, la compañía que Arthur Walker fundó en San José, California. El proceso de grabación ha sido descrito por Jorge Hernández como muy difícil: “fuimos al estudio y no nos salió la canción, no la pudimos grabar, el tono de la canción no se daba con mi tesitura de voz para cantar en dueto, y entre batallar dos, tres, cuatro, cinco meses, pasaron como ocho meses.”[30] Después de muchos intentos frustrados por fin Hernández la grabó solo y se lanzó al mercado.[31] Esta versión comenzó a atraer atención radial pero Jorge no estaba satisfecho e insistió en hacer una nueva grabación, a dueto con Hernán, que es la versión que se conoce.[32] El éxito fue mayúsculo aunque no instantáneo. Una gran ventaja fue que se diseminó tanto en California y en otros estados de la Unión Americana como en México. En California, según ha declarado Jorge, la canción se posicionó sin promoción (“no había promoción, sola, sola, la gente, hasta que llegó a México, yo llegué a promover a México, pero no me promovían y yo fui con mi disquito a llevarlo al radio.)”[33] En efecto, México fue diferente, ahí él mismo dice haber distribuido el disco “pueblo por pueblo” a finales de 1973.[34] Discos Gamma, en su sello Golondrina, sería la encargada de distribuir esta producción en México.[35]

Oscar Mendoza, promotor de esta compañía aporta claves para el éxito de la distribución que no tuvo su inicio en la ciudad de México como era lo acostumbrado: “Se batalló mucho para poderlo meter. Pero se trabajó primero en el interior. Todo lo que es la parte del Bajío, todo lo que es la parte del Norte. Y ahí fue donde empezó a crecer el boom de Los Tigres.”[36]  Por su parte, cuando se le pregunta a Jorge Hernández la razón por la que una canción como “Contrabando y traición” fue tan grande éxito con ellos y no con Flores, su anterior intérprete, su respuesta es ambivalente. Por una parte dice que el tema pudo haber sido éxito con cualquiera (“Contrabando y traición, es un tema tan fuerte, tan fuerte, que te puede hacer a ti, a cualquiera”). Sin embargo, luego matiza que pudo haber sido un éxito para cualquiera, pero que se necesitaba un tipo especial de interpretación para sacarle todo su potencial, que ellos (Los Tigres) lo habían hecho y los demás intérpretes no: “[…] es tan fuerte el tema que los puso en el mapa un ratito, pero él [Flores] no puso nada para ella, para la canción. Eso quiero que quede claro. Igual otros intérpretes. Esa es la diferencia entre canción y artista, las dos cosas que yo pienso a mi manera que son uno de los atributos que este grupo tiene, de darme un personaje y decir, bueno, me voy a apoderar del personaje.”[37]Agrega que otra clave fue interpretar la canción sin un ánimo de lucro. Señala, sin nombrarlo, que ése fue el error de Flores: “lo hacen por dinero y el arte, en lo que a mí respecta, yo no hago esto por dinero, yo lo hago porque yo siento la historia, el personaje.”[38]

Lo que sí resulta inobjetable es que Los Tigres del Norte potencializaron “Contrabando y traición” hasta alturas pocas veces alcanzadas en la música norteña. ¿Qué tanto los ayudó la grabación de Flores? Imposible saberlo a ciencia cierta. Para el compositor Rafael Buendía, miembro del popular dueto Frontera en los años setenta, la inercia que ya llevaba la versión del Avileño fue, sin duda, un factor importante: “Los Tigres del Norte… ellos fueron rastreadores de corridos y fueron rastreadores de éxitos ya empezados. No fueron hacedores de éxitos ellos […] La texana era éxito, para cuando ellos la grabaron era un éxito […] Cuando Los Tigres olfatearon que ese número iba a ser un gran éxito la grabaron, hicieron una interpretación al gusto de las mayorías, hicieron un gran éxito.”[39] (Mi énfasis)

La “texana” que menciona Buendía es por supuesto el tema “Contrabando y traición,” La manera en que esa canción le cambió la vida a un grupo regional que no había podido colocar un éxito radial la narra Hernán Hernandez, el bajista del grupo. El teléfono de Los Tigres empezó a sonar y los contratos llegaron: “Empezaron a hablarnos… y a salir ya pagándonos bien.  A  veces ya hasta nos llevaban en avión. Era como un sueño.”  En cuanto a la influencia musical que este tema tuvo en ellos Jorge es categórico, “Contrabando y traición” les dio “el estilo de Los Tigres del Norte.”[40]

A pesar del éxito que este corrido le trajo a Ángel González, éste se refirió a “Contrabando y traición” con bastante desdén hasta sus últimos años, describiéndola como “la única canción mía que no tiene ningún mensaje.” Como ya mencioné,  dijo sentirse muy arrepentido de haberla compuesto (“las canciones mías son otra cosa”) disculpándose de haber propiciado la moda de temas musicales alusivos al narcotráfico: “Lo hice inconsciente, no me di cuenta de lo que iba a venirse después, porque después de mi canción, después de mi corrido se vino toda esa bola de canciones de narcotraficantes y todo eso. No, yo lo hice sin pensar en eso […]”[41]

 

La Camelia: un origen de la narcocultura

Ángel González rechazó capitalizar el éxito de “Contrabando y traición” e incluso declinó cuando Los Tigres del Norte le pidieron una segunda parte de las aventuras de Camelia. Aún más, ya nunca más quiso componer algún tema alusivo a ésta o al narcotráfico en general.  De cualquier modo, en discos posteriores Los Tigres grabaron otros dos temas sobre el personaje, los corridos “Ya encontraron a Camelia” y “El hijo de Camelia”. Si bien en la primera de estas producciones el tema se le acredita tanto a Joe Martínez como a Ángel González, éste dice haberles otorgado el permiso para que se utilizara su música, pero niega haber escrito la letra. Por su parte, para “El hijo de Camelia” como crédito autoral sólo se dio un genérico derecho de autor.

Lo que entendiblemente intentaban hacer Los Tigres del Norte era abrevar del gran éxito de “Contrabando y traición”, incluso a despecho de desafiar la lógica del mismo tema que termina diciendo que ni del dinero ni de Camelia se volvió a saber nada. Así lo explicó Jorge Hernández: “Nosotros no queríamos hacer otras canciones que fueran derivadas de Camelia, pero era tanta la fuerza que tenía la Camelia que le pedimos a él [González] que nos hiciera algo y nos dijo: ‘Usen mi música pero que alguien más escriba […]’”[42]Así lo hicieron.

“Ya encontraron a Camelia” es un corrido compuesto en primera persona que narra cómo los jefes de la banda para la que trabajaban Emilio y Camelia la buscaron en Jalisco, Tijuana y Estados Unidos para que regresara el dinero. Al ser ubicada y presentada a “los jefes” Camelia se negó a regresar el dinero provocando así su muerte, diciendo que para ella no tenía sentido la vida sin Emilio Varela:

La entregaron con los jefes.

La misión ya está cumplida.

Si regresas el dinero

te perdonamos la vida.

Yo sin Emilio Varela

para qué quiero esta vida.

 

Por su parte “El hijo de Camelia” es continuación de la anterior y precisamente narra cómo el hijo cobra venganza matando a los excompañeros de su madre:

Lo han visto por todas partes
recorriendo carreteras,
buscando a los delincuentes
compañeros de Camelia.
Sigue vengando a su madre,
su madre que fue Camelia.

“Ya encontraron a Camelia” fue incluida en la producción La Banda del carro rojo, el disco LP de Los Tigres que siguió a “Contrabando y traición” mientras que “El hijo de Camelia” se incluyó en el álbum Vivan los mojados de 1977. Desde una perspectiva comercial estas continuaciones de la zaga de Camelia la texana no fueron particularmente exitosas aunque sí contribuyeron a incrementar el capital simbólico del personaje.

Muchos artistas, además de Los Tigres del Norte, capitalizaron el éxito de “Contrabando y traición.” Algunos continuaron la historia a través de la misma Camelia mientras que otros se enfocaron en sus “familiares”, dedicando, por ejemplo, corridos a la hermana, el hermano, el hijo (o los hijos pues hay al menos dos corridos con este tema) y también al amante de Camelia. Por su parte, el dueto Estrella grabó “Camelia la tejanita” de la autoría de Ismael Martínez dándole continuidad al personaje principal. Como el corrido original dice que Camelia era de San Antonio, Texas, esta contestación precisamente narra que hay rumores que la sitúan ahí, donde es jefa de una banda de once mujeres que trafican “yerba mala”. La música de todas estas continuaciones, incluyendo “Camelia la tejanita”, es básicamente la de la composición de González. En esta canción se narra que Camelia sigue su vida dedicada al contrabando mientras que en San Francisco se halla una mujer llorando la muerte de Emilio “a quien ella amaba tanto”. Si bien no es estrictamente crítica al personaje de Camelia, al finalizar con una imagen de la víctima, la mujer que Emilio Varela amaba y que ahora llora su muerte, “Camelia la tejanita” es un corrido que presenta a Camelia en una luz menos heroica que muchos de sus contrapartes.

Otra continuación que también sitúa a Camelia en San Antonio Texas y que asimismo es crítica del personaje, es “La Camelia”  del virtuoso del acordeón y leyenda de la música tejana Steve Jordán. Esta grabación de 1975 de igual forma utiliza la música del corrido original, pero adornándola con solos de acordeón. El tema de Jordán cuenta que ésta llegó a la ciudad texana en un carro del año con placas de California y que ahí encontró a Facundo, un nuevo amor que finalmente también la traicionó al resultar ser un policía encubierto:

Camelia se encuentra presa

poniendo tiempo derecho.

Por confiar en sus amores

pagó la que había hecho.

 

El personaje de Facundo volverá a aparecer en otros de los corridos que continúan la zaga. Usando también la música de Ángel González, Agapito Zúñiga compuso y grabó “El hijo de la Camelia” homónimo del corrido de Los Tigres del Norte que responde tanto a “Ya encontraron a Camelia” de los mismos Tigres, como a la versión de Steve Jordan:

Soy el hijo de Camelia,

la sangre la traigo hirviendo.

Ando buscando a un bandido,

vengo de Guadalajara.

Vengo a vengar a mi madre,

porque ella no debe nada.

En la versión de Zúñiga Camelia logra salvarse de la muerte a manos de sus jefes en Tijuana y ahora se encuentra en San Antonio, Texas, pero rehúsa perdonar a Facundo:

Facundo busca a Camelia

para brindarle su amor.

Camelia yo no lo quiere

porque le hizo un traición.

Esto pasó por el Valle,

cerca de la emigración.

 

Este corrido no es muy original llegando incluso a usar un cuarteto muy parecido al clásico del “Corrido de Rosita Alvirez”:

Corrido de Rosita Alvirez” autor desconocido “El hijo de la Camelia” de Agapito Zúñiga
Rosita ya está en el cielo

dándole cuenta al creador.

Hipólito está en la cárcel

dando su declaración.

 

Emilio ya está en el cielo

dándole cuenta al creador.

Camelia aquí en este mundo

dando su declaración.

 

 

En 1976, Cecilio Garza y los Kasinos también reaccionan a la versión de Steve Jordan y otras más con “El final de la Camelia”, un tema con letra de Beto Ayala y que, como todas las demás, usa la música del corrido original. Esta canción es interesante en tanto que reflexiona sobre la inexistencia del personaje de Camelia:

Ya muchos andan cantando

que pescaron a Camelia.

Unos dicen que en Jalisco

y otros dicen que fue en Texas.

Todos los que la han cantado

sólo la han imaginado.

 

En efecto, a los muy pocos años del lanzamiento del corrido original, Beto Ayala, el letrista de “El final de la Camelia”, se percata de lo confusa que se ha tornado la historia de Camelia y sus continuaciones y se dispone tanto a echar luz al tema como a tratar de contradecir una idea que para ese entonces ya comenzaba a ser tomada como verdadera: la supuesta existencia real de Camelia y de algunos de los protagonistas del corrido original y de sus secuelas:

En “Contrabando y traición”

Camelia mató a Varela.

Y Facundo fue el soplón,

el que entregó a la Camelia.

Nunca se oyó en las noticias

de tales contrabandistas.

 

[…]

 

Aquí están cuatro canciones

que hizo la imaginación.

Varela se llamó Emilio,

pero jamás existió.

 

Este temprano intento de clarificación probaría ser profético porque con el tiempo el tópico se complicaría cuando comenzaron a aparecer mujeres que decían ser Camelia la texana o al menos la inspiración detrás del corrido.[43] Por otra parte también en el plano estrictamente musical continuó la confusión con la proliferación de composiciones dedicas a familiares de los protagonistas del corrido, temas como el de Los Cuatitos Cantú, “La hermana de la Camelia”. De parte de Emilio Varela también surgieron familiares. El tema “Venganza de Contrabando y traición” narra la historia de la hija (o una de las hijas) de Varela que desde San Francisco parte para buscar vengar la muerte de su padre:

De San Francisco llegó

la hija de Emilio Varela.

Traía sed de venganza.

Ya no le importaba nada.

Buscaba por todos partes

a Camelia la texana.

 

Eventualmente se dirigió a San Antonio pero antes hizo una escala en el Sur de California, el lugar exacto donde murió su padre:

En Hollywood se paró

a recordar lo pasado.

En el callejón oscuro

las lágrimas le rodaron.

Yo voy a vengar tu vida.

No quedarás olvidado.

 

De manera previsible esta canción también termina con la muerte de Camelia, una vez que es localizada mediante una denuncia.

Diversos compositores han continuado aportando al universo de Camelia. Hay incluso un tema con letra de Brígido Huerta interpretado por el dueto Las Amapolitas titulado “La sombra de la Camelia” mientras que el dueto de Irene y Fidel y Las Potranquitas del Norte grabaron, cada uno por su lado, “El corrido de Camelia Rodríguez” proveyendo ya de apellido y ayudando así a darle corporeidad a Camelia la texana.[44]

Ciertamente han sido muchos los usos del personaje de Camelia la texana, quien incluso ha sido incorporado al corpus de la música cristiana. Ya en otro ensayo he discutido en detalle lo que he denominado narcocorridos cristianos por lo que aquí sólo me limitaré a señalar dos ejemplos de corridos que utilizan la figura de Camelia la texana como mecanismo de proselitismo evangélico al presentar su historia con un final diferente al de venganza y muerte del corrido original.[45] En el “Corrido de Camelia”, interpretado por Grupo Judá, Camelia se convierte al cristianismo:

Año del setenta y siete

testimonio se escribía.

La conversión de una dama

que en la mafia se envolvía.

Camelia así la llamaban

los narcos y policías.[46]

 

Por su parte, el otro corrido evangélico, interpretado por Ramón González y también titulado “Corrido de Camelia” explica que la razón por la que nunca se supo nada de Camelia fue porque se habría convertido al cristianismo:

Dónde se metió decían

a los que la conocían,

y nadie daba razón.

Pocos sabían que Camelia

ya era cristiana de veras

y que le servía a Dios.[47]

 

Además de entrar cabalmente dentro del rubro de las poéticas y literaturas populares, corridos como los de Camelia la Texana llenan algunos de los prerrequisitos para entrar en el corpus de lo que Josefina Ludmer ha denominado literaturas posautónomas, aquellas escrituras “que no se sabe o no importa si son o no son literatura. Y tampoco se sabe o no importa si son realidad o ficción. Se instalan localmente y en una realidad cotidiana para ‘fabricar presente’ y ése es precisamente su sentido.”[48]Sin duda alguna Camelia la texana es un personaje que sin haber existido realmente ha logrado corporeidad cultural y continúa influyendo en la sociedad a través de diversas producciones culturales.

En 1975, a raíz del gran éxito del corrido original, el director Arturo Martínez filmó con un guion de su propia autoría Contrabando y traición. La película, estelarizada por Valentín Trujillo y Ana Luisa Pelufo en los papeles de Emilio Varela y Camelia respectivamente, muestra a una Camelia valiente y astuta, una narcotraficante de armas tomar que se presenta desde la primera escena del filme armada con una ametralladora y enfrentando a unos narcotraficantes rivales. Por su parte, el personaje de Emilio Varela es presentado como un informante (“soplón”) que aspira a trabajar para la organización de Camelia. Esta presentación pone de cabeza el paradigma de la representación femenina en el corrido donde es la mujer quien tradicionalmente desempeña el papel de la traidora.

Como es común al adaptar una canción para convertirla en un guion de largo metraje, los poco más de tres minutos del corrido no son suficientes para sostener los 85 minutos que dura el filme. Como paliativo para esto -y como también se acostumbraba hacer desde el cine de la época de oro en el que el director Arturo Martínez se forjó-  la película  se “rellenó” con números musicales. Algunos de estos lapsos musicales tienen cierto sentido y lógica. Buena parte de la trama ocurre en cantinas y clubes nocturnos y en este sentido es más que pertinente que la película incluya la actuación de un cantante norteño.  Hay, empero, otros números musicales completamente bizarros, como varios bailables (incluyendo uno con vestimenta “azteca” y música “árabe”) del personaje de Camelia, quien supuestamente además de ser dueña de un cabaret fungiría ahí mismo como vedete.

La desconexión de la trama cinemática con la historia del corrido es casi total. Por increíble que pueda parecer la música incidental del filme es a ritmo de jazz.[49] En éste no participan Los Tigres del Norte. De hecho,  no es sino hasta el final que se canta el corrido “Contrabando y traición”, aunque con un grupo distinto a Los Tigres, posiblemente Los Hermanos Terán. Asimismo, los topónimos del filme tampoco corresponden a los del corrido ya que la película fue filmada en Tamaulipas. De hecho, ni la ciudad de Tijuana ni California aparecen en la trama. Emilio Varela sí le dice a Camelia al finalizar el filme que se irá “con la dueña de su vida” a San Francisco y también es asesinado por Camelia, pero eso no sucedió, como en el corrido, en un callejón oscuro sino en un cuarto de hotel. Esta falta de identificación y de lógica tan solo se incrementará en las siguientes películas dedicadas al personaje de Camelia. Así como con las continuaciones del corrido, las películas también tendrán que sortear el problema de lógica que implicaba reconciliar el final de la canción que reza que de Camelia nunca más se supo nada. Asimismo, de igual modo que con las continuaciones musicales del corrido, las películas eventualmente se concentraran también en familiares de Camelia.

El mismo Arturo Martínez contribuyó al menos a otros dos filmes del tema. En 1976 filmó Mataron a Camelia la texana y para la siguiente década (1988) colaborará para una tercera parte de la historia con el guion de El hijo de Camelia la texana que será dirigida por Víctor Martínez. En esta tercera entrega se reciclará, por cierto, una secuencia que ya había sido usada en la primera película. En efecto, el afán de capitalizar económicamente al personaje hizo que las producciones fueran pobres artísticamente y horras de imaginación al punto que incluso hubo dos películas con el mismo título: Emilio Varela vs Camelia la texana. La primera fue dirigida en 1980 por Rafael López Portillo y la otra en 1987 por Rolando Díaz. El personaje de Camelia reapareció ya en el nuevo milenio. En el año 2000 Aurora Martínez dirigió El regreso de Camelia la chicana. Pocos años después, en 2005, José Luis Vera filmó Camelia la burrera y en 2011 Alonso Lara dirigió Las dos michoacanas –que se discute a profundidad en otro capítulo de este libro. Por su parte, Bernabé Meléndrez grabó el videohome La Verdadera hija de Camelia en el 2012. Este es hasta donde sé el último registro cinemático del personaje.

En la novelística Camelia la texana inspiró La reina del sur, obra del español Arturo Pérez Reverte que se convirtió en un auténtico best seller. Esta novela, que Dosinda Alvite analiza en este mismo volumen, posteriormente inspiraría a su vez una exitosa telenovela producida por  RTI Colombia y Telemundo. No pasó mucho tiempo para que la original Camelia tuviera su propia telenovela también en la cadena Telemundo.  El 25 de febrero del 2014 se estrenó Camelia la texana, telenovela protagonizada por Sara Maldonado y Erik Hayser. Después de más de cuarenta años de su creación el personaje volvía a ocupar un lugar central en la imaginación del mexicano tanto de Estados Unidos como de México. Si los tres minutos y quince segundos de la canción resultaban pocos para inspirar un guion cinematográfico, en el caso de la telenovela la trama desarrollada por el novelista Hilario Peña y dirigida por el laureado Carlos Bolado abrevó de varios sucesos históricos de los años setenta (como la Operación Cóndor) para lograr sostener una historia de sesenta capítulos de una hora que la cadena resumía así: “Camelia La texana es una mujer que enfrenta un destino lleno de amor, traición y poder hasta convertirse en una leyenda en el peligroso mundo del narcotráfico en México.[50]

Si con la obra del miembro de la real academia española, Arturo Pérez Reverte, Camelia la texana arribó a la llamada alta cultura, el personaje sorprendió un vez más cuando inspiró una ópera, Únicamente la verdad: La auténtica historia de Camelia la texana. Esta ópera, de la autoría de Gabriela Ortiz fue inaugurada en el marco del vigésimo sexto Festival de la Ciudad de México en marzo de 2010. Luego, en marzo de 2013, fue representada en la ciudad de Long Beach, California. Más recientemente, la obra que se enfoca en la persistencia y transformatividad del icono de la narcocultura y “la verdad” detrás del personaje, fue nominada al Grammy en el año 2014.

Curiosamente, Ángel González quien se declaraba un “feminista al quinientos por ciento” y que ciertamente representó a Camelia como una mujer con agencia, como un personaje femenino innovador no sólo en el corrido de narcotráfico sino incluso en el cancionero norteño, siempre vivió avergonzado de su creación. [51] El tema del narcotráfico en el cancionero popular es un tópico que a González siempre le pareció muy penoso, por más que dijera que no era sino un reflejo de la realidad: “’Contrabando y traición’ es un problema que yo divulgué, no me consta, no, yo no vi esos contrabandistas ni nada, pero es un problema, hubo, hay y va a seguir habiendo en todas las fronteras del mundo […]”[52]

Ángel González, el padre de la Camelia, como lo ha llamado Elijah Wald, es un padre que nunca estuvo orgulloso de su hija. “Contrabando y traición” fue el único corrido que compuso y por consiguiente su único corrido con temática de narcotráfico. Irónicamente, la canción a la que no le adjudica ningún mensaje es la que contiene uno que ha pervivido y que resurge en infinidad de corridos posteriores. Cuando Ángel González escribió “la traición y el contrabando son cosas incompartidas” reafirmó un código de conducta que subsiste incluso en los narcocorridos más violentos de la actualidad, los del llamado Movimiento Alterado. El autor siempre reconoció no estar versado en la tradición del corrido. De haber estado más inmerso en esa tradición musical hubiera sabido que el tema del hijo o la hija desobediente es uno muy importante en la corridística desde sus orígenes en el romancero español; hubiera sabido que los hijos y las hijas no siempre resultan ser lo que los padres esperan.

Ángel González falleció en 2005 dejando como herencia musical muchas exitosas canciones entre las que se cuentan “Nomás por orgullo”, “Abrazado de la Cruz”, “Si el licor es veneno”, “La silla vacía”  y “Sin fortuna.” También dejó para la posteridad a Camelia la texana, personaje que cambió el paradigma de la representación femenina en el corrido tradicional al mostrar una protagonista con agencia. Asimismo, sin proponérselo, González escribió la canción que  sirvió como catalizador del resurgimiento del corrido de narcotráfico que tenía más de dos décadas -las correspondientes al llamado milagro económico mexicano- casi por completo ausente del cancionero corridístico. Sin lugar a dudas, el corrido de Camelia la texana es el primer constructo cultural masivo que ayudó a forjar en el imaginario popular mexicano la noción de lo que hoy en día conocemos como narcocultura.

 

 

Obras citadas

Altamirano, Magdalena. “Representaciones femeninas en el corrido mexicano tradicional.  Heroínas y antiheroínas.” Revista de Dialectología y Tradiciones Populares. 65.2 (2010). 445-64. Impreso.

Álvarez, Julión. “Las Plebes.” Con banda. Disa, 2009. Disco compacto.

Camelia la burrera. Dir. José Luis Vera. Arroyo Films. 2005. Video.

Contrabando y traición. Dir. Arturo Martínez. Producciones Potosí. 1977. Filme.

Emilio Varela vs Camelia la texana. Dir. Rafael López portillo. CIPSA. 1980. Filme.

Emilio Varela vs Camelia la texana. Dir. Rolando Díaz. Instituto Cubano del Arte e Industrias

Cinematográficas. 1987. Filme.

González, Ramón. “Corrido de Camelia la tejana.” La fuerza de tu amor. Llegó la hora

Productions, 2009. Disco compacto.

Grupo Judá. “Corrido de Camelia.” Corridos II. Lion, 2000. Disco compacto.

El hijo de Camelia la texana. Dir. Arturo Martínez. Producciones Potosí. 1988. Filme.

Herrera-Sobek, María. The Mexican Corrido: A Feminist Analysis. Bloomington: Indiana

University Press, 1990. Impreso.

Las dos michoacanas. Dir. Alonso Lara. Producciones Castañeda.  2011. Video.

Ludmer, Josefina. “Literaturas postautónomas.” Ciberletras. 17 (July, 2007). Web.

México: Música y cuernos de chivo. Dir. Ignacio Palencia. Films for the Humanities & Sciences,

  1. Documental.

Mondaca Cota, Anajilda. Las mujeres también pueden. Género y narcocorrido. México:

Universidad de Occidente, 2004. Impreso.

Pérez Reverte, Arturo. La reina del sur.  Madrid: Alfaguara, 2002.

Ramírez-Pimienta, Juan Carlos. “En torno al primer narcocorrido: arqueología del cancionero de

las drogas.” A Contracorriente: Journal of Social History and Literature in Latin

America. 7. 3 (Spring 2010): 82-99. Web.

—. “Chicago lindo y querido si muero lejos de ti: el pasito duranguense, la onda grupera y las

nuevas geografías de la identidad popular mexicana.” Mexican Studies/Estudios

                Mexicanos. XX. VI.1 (2010): 31-45. Impreso.

—. “Sicarias, buchonas y jefas: perfiles de la mujer en el narcocorrido.” The Colorado Review of

                Hispanic Studies. Vol. 8–9 (Fall 2011): 24–29. Web.

—. Cantar a los narcos: voces y versos del narcocorrido. México: Editorial Planeta, 2011.

Impreso.

—. “El narcocorrido religioso: usos y abusos de un género.” Studies in Latin American Popular

                Culture. XXIX (2011):184-201. Impreso.

Reyna, Cornelio. “Pancha la contrabandista.” 20 Corridos. IMT Cimarrón. 2011. Disco

compacto.

Rieleros de Norte. “Luz Elia la Chihuahua.” Luz Elia. Joey Records, 2009. Disco

compacto.

Rodríguez Nava, Lilia. “Par de guías incondicionales.” Somos. (Número especial dedicado a Los

Tigres del Norte). 13.228 (febrero 2003): 42-43. Impreso.

Silla vacía. Dir. Federico Curiel. Producciones del Rey. 1984. Filme.

Sin fortuna. Dir. Narciso Busquets. Delgado Films. 1980. Filme.

Los Tigres del Norte. “Contrabando y traición.” Contrabando y traición. Discos Fama, 1974.

Álbum.

—. “La banda del carro rojo.” La banda del carro rojo. Discos Fama, 1975. Álbum.

—. “Margarita la de Tijuana.” Vivan los mojados. Discos Fama, 1977. Álbum.

—. “La Camioneta gris.” Corridos prohibidos. Fonovisa Records, 1989. Disco compacto.

—. “La Bronco negra.” Incansables. Fonovisa Records, 1991. Disco compacto.

La Verdadera hija de Camelia. Dir. Bernabe Meléndrez. Garza Films. 2012. Video.

Wald, Elijah. Narcocorrido: Un viaje al mundo de la música de las drogas, armas, y

                guerrilleros. Nueva York: Rayo, 2001. Impreso.

 

Notas

 

[1] Para un análisis del papel de la mujer en el corrido ver Altamirano, Herrera-Sobek, Mondaca Cota y Ramírez-Pimienta.

[2] “Sicarias, buchonas y jefas: perfiles de la mujer en el narcocorrido.”

[3] Conversacion con Robert Chasey. Ciudad Juárez, México. Siete de noviembre del 2014.

[4] Para un análisis de la re-significación de lo mexicano desde Estados Unidos ver mi ensayo “Chicago lindo y querido si muero lejos de ti: el pasito duranguense, la onda grupera y las nuevas geografías de la identidad popular mexicana.”

[5] Entrevista telefónica del autor con Joe Flores “El Avileño”. 27 de septiembre de 2013.

[6] Lugares como el bar El Progreso en la calle Main de Los Angeles, donde grabaría dos sesiones en vivo.

[7] Entrevista con Ángel González proporcionada por Elijah Wald el 26 de octubre de 2013. Una versión condensada de esta entrevista se publicó en su libro Narcocorrido: Un viaje al mundo de la música de las drogas, armas, y guerrilleros. Agradezco la generosidad de Elijah Wald por compartir este material.

[8] México: Música y cuernos de chivo.

[9] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[10] Entrevista telefónica del autor con Joe Flores “El Avileño”. 27 de septiembre de 2013.

[11] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[12] Entrevista telefónica del autor con Joe Flores “El Avileño”. 27 de septiembre de 2013.

[13] Entrevista telefónica del autor con Joe Flores “El Avileño”. 27 de septiembre de 2013.

[14] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[15] “Joe Flores Biography”. Aol Music. Artist Biography by Eugene Chadbourne. Fecha de consulta: 10 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.allmusic.com/artist/joe-flores-mn0001933370/biography

[16] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[17] Entrevista telefónica del autor con Joe Flores “El Avileño”. 27 de septiembre de 2013.

[18] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.”Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[19] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[20] Entrevista telefónica del autor con Joe Flores “El Avileño”. 27 de septiembre de 2013.

[21] Entrevista telefónica del autor con Joe Flores “El Avileño”. 27 de septiembre de 2013.

[22] Aunque se refirió a él como  Joe López el Avileño.

[23] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.”Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[24] “Descubren el secreto de Camelia la tejana.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.milenio.com/hey/Descubren-secreto-Camelia Tejana_0_251374894.html

[25] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[26] La grabación de Flores se hizo en 1972 para discos Musimex, compañía ubicada en Los Angeles que inició operaciones en 1970 y para la que Flores también trabajó como productor musical.

[27] “Joe Flores Biography”. Aol Music. Artist Biography by Eugene Chadbourne. Fecha de consulta: 10 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.allmusic.com/artist/joe-flores-mn0001933370/biography

[28] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[29] Mientras que Flores indica que algo parecido sucedió con su interpretación de “La silla vacía” pues él pronuncia “sía” mientras que Yolanda del Rio sí enuncia la “ll” en silla.

[30] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[31] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[32] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[33] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[34] México: Música y cuernos de chivo.

[35] Los nombres son muy similares pero no deben confundirse; discos Fama es la compañía discográfica fundada por Arthur Walker en 1968 en California mientras que discos Gamma es la disquera que distribuyo el disco en México a través de su subsidiaria el sello Golondrina. Con ellos hizo el grupo también sus primeras jiras por el Bajío mexicano. Lilia Rodríguez Nava. “Par de guías incondicionales.” Somos. (Número especial dedicado a Los Tigres del Norte). 13.228 (febrero 2003): 42.

[36] Historias engarzadas: Los Tigres del Norte. Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en https://www.youtube.com/watch?v=hEHzGWmq26U

[37] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[38] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[39] Elijah Wald. “Rafael Buendia interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/buendia.html.

[40]  “Descubren el secreto de Camelia la tejana.” Fecha de consulta: 18 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.milenio.com/hey/Descubren-secreto-Camelia-Tejana_0_251374894.html

[41] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[42] Elijah Wald. “Jorge Hernandez interview.” Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.elijahwald.com/jhernan.html

[43] “Comencé a matar porque sentía odio contra los hombres: Camelia la texana.” La voz del desierto. Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://www.lavozdeldesierto.com/ojinaga/marzo%2008/nota0354.html

[44] The Arhoolie Foundation Strachwitz Frontera Encyclopedia of Mexican and Mexican American recordings. Fecha de consulta: 28 de mayo de 2013, página web disponible en http://fronteracollection.org/

[45] “El narcocorrido religioso: usos y abusos de un género.”

[46] Grupo Judá. “Corrido de Camelia.”

[47] Ramón González. “Corrido de Camelia la tejana.”

[48] Josefina Ludmer. “Literaturas postautónomas.”

[49] En los créditos de la película se le atribuye al premiado director de orquesta Luis Arcaraz.

[50] Página Web Telemundo.  Fecha de consulta: 10 de noviembre de 2013, página web disponible en http://www.telemundo.com/novelas/camelia-la-texana

[51] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

[52] Entrevista completa de Elijah Wald con Ángel González. Proporcionada por el autor el 26 de octubre de 2013.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: